Inicio > Opinión > La maldición poética

La maldición poética

Martes, 6 de enero de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

…Así­ como la virtud vale más que la inocencia, y sembrar un desierto es más meritorio que saquear con despreocupación un huerto fructuoso, del mismo modo es verdaderamente digno de un alma superior purificarse y purificar al prójimo por su contacto…

La vanguardia siempre suele presentarse como un movimiento que va en contra de lo establecido, que lucha contra las fuerzas de la clase dominante que intenta seguir imponiendo los conceptos anteriores.
Charles Baudelaire, un cortesano de nacimiento que rompió con las cadenas de su propio origen, ya que perteneciendo a una clase social y economica alta, Baudelaire prefirió codearse con la bohemia parisina y fundó un movimiento estetico nuevo, dentro de ese mundillo que reinaba a fines del siglo XIX en una Europa que ya se despedia del mercantilismo para embarcarse de lleno al Capitalismo; lugar privilegiado de la producción en serie y a escala.

El Capitalismo  inauguró la nueva formula de producción, y por ende el valor del arte comenzó a consistir en hacer mercancia las producciones artisticas y presentó además un desafio para artistas que realmente pretendian destacarse dentro de esa homogeneidad que ya Marx anticipaba en la Ideologia Alemana;  “las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época”, a lo que el alemán añadió: “La clase que ejerce el poder material en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente”.

Baudelaire se lamenta de que sus contemporaneos no sepan valorar su genialidad y orginalidad, él es conciente de su creación literaria. La que fecundó en prostibulos parisinos, recorriendo la ciudad a altas horas de la noche, haciendo de la poesia no solo esa disciplina cerrada y tosca que puede haber sido en el medievo, sino todo lo contrario, sacando del suelo restos del cielo, llenando de versos y pensamientos una generación que luego lo reconoció.

Aqui unas lineas de su única novela “La Fanfarlo” en donde el poeta despliega no solo su habilidad con las letras, sino que además sus versos prosas estan cargadas de sabiduria.

…Como suele ocurrir entre dos seres cuyos destinos cómplices han elevado el alma a un mismo diapasón…

…Hemos psicologizado como los locos, que aumenta su locura en el esfuerzo por comprenderla.

También les recomiendo su obra más reconocida “Las Flores del Mal”, pero si quieren empezar a conocerlo pueden optar por sus poemas. Además de su gran gusto por el escritor Edgar Allan Poe.


  1. Sin trackbacks aún.