Inicio > Opinión > No seamos vacas

No seamos vacas

Miércoles, 24 de diciembre de 2008 Dejar un comentario Ir a comentarios

Reseña previa. Para quienes nos visitan desde fuera de Chile, la palabra “vaca” se usa, además de nombre del animal, como un calificativo sinónimo de traidor. Ejemplo: “…dijiste que me acompañarí­as al cine, vamos, no seas vaca”. Terminada la reseña, paso a dirigirme a mis estimados de turno.

Para el estimado señor polí­tico, parlamentario, alcalde, intendente, ministro… y por supuesto a la jefa máxima. Hemos decidido retribuirles todo el desgaste que han tenido que soportar estoicamente durante el año que ya termina, teniendo que lidiar con deudores habitacionales, estudiantes en paro, rebeliones del colegio de profesores, escándalos de ferrocarriles, obras públicas, salud, chilerecortes, y cuanta pelotudez insignificante mas.

Teniendo en cuenta estas feroces problemáticas que rigen sus tenores de vida, pecarí­amos de ciegos si no reconocemos que además de preocuparse por nosotros nos dan sonrisas desmesuradas, que hacen de nuestro dí­a a dí­a un tobogán de felicidad, un manantial de buenas emociones, un vigoroso caudal de regocijo.

Aun recuerdo cuando el ex ministro… ¿Garcí­a era?, nos entregó una de las frases que mas alegrí­a le ha traí­do al paí­s, en el contexto de la escasez de leche:

- Ministro, ¿A que se debe la poca producción de leche?
- Yo que sé, pregúntenle a las vacas.

Claramente, las vacas no iban a permitir semejante agravio y que el ministro se liberara así­ no mas de toda responsabilidad, por lo cual replicaron duramente en el The Clinic de la semana siguiente (después de todo, la ley no aplica a los animales):

- No le respondemos a huevones.

Como olvidar la magistral clase de rito afroamericano, que en un afán de clasificación podrí­amos encasillar como neo-cueca-folk-rock de Lagos hijo, quien, si bien habí­a partido el baile con un gesto que presuponí­a una ejecución brillante, terminamos todos poseí­dos por el particular ritmo de la vergí¼enza ajena danza nacional.

Y así­ tenemos un montón:

- El zapato volador de la gordis
- Bitar rascándose los huevos en el frontis del congreso
- Lagos que dice que lo ha hecho todo perfecto (cuack!)
- Etcétera.

Y del otro bando:

- Longueira que sigue escuchando voces ultratumba de Guzmán, pero ahora le dicen “cállate que le toca a RN”
- Laví­n y su Bacheletismo Aliancista (que es tan contradictorio como decir Inteligencia Militar)
- Las platas de Huechuraba
- Etcétera también.

Está mas que claro que se me van varias, pero invito al Cafeí­no Dependiente a refrescarnos la memoria. No digan que los gobiernos no nos dan alegrí­as. Pongámonos ad hoc con el real sentido de la navidad y no seamos malagradecidos.


  1. Sin trackbacks aún.