Inicio > Cine, No pierda su tiempoâ„¢ > No pierda su tiempoâ„¢: Wanted

No pierda su tiempoâ„¢: Wanted

Sábado, 22 de noviembre de 2008 Dejar un comentario Ir a comentarios

Las hay buenas, mediocres, malas y las deberí­an haber autoinmolables. Es lo que añorarí­a con Wanted, la pelí­cula donde las balas son capaces de virar en u solo porque el destinatario las miró feo, junto a unas interpretaciones que están de miedo (de miedo ver actuaciones como esas, no miento).

Parte todo mal cuando un oficinista “común y corriente” salta como diez metros de un solo impulso. En ese mismo instante me percaté que aunque las aborrezco, deberí­a haber comprado cabritas. Es parecida a Star Wars pero sin espadas láser, y sin el “soy tu padre”. Facilita.
í‰sta es la triste historia del pobre ejecutivo de módulo que no hace la pega, juega solitario y pinball todo el dí­a (no cacha los emuladores ni juegos online), tiene dos amigos en el facebook y por ahí­ les manda tragos y toques, sabe que su mina lo gorrea con su compañero de trabajo; tiene una jefa que está cara para hacer zumo que le hincha las criadillas, lo mea el gato, y se da cuenta que no tiene saldo en la bip a las veintitrés horas un minuto. Looser.

El loco pasa medicándose porque no sé qué tiene, pero el cuento es que él mismo se induce al placebo, por ende podrí­a tomar fácilmente dos mediahora por aspirinas y para él pasa piola. Era bravo para la pastilla el hombre, más que House con su vicodin. En una de sus pasadas por la farmacia/almacén/botillerí­a/vulca/veterinaria todo en uno que tienen los gringos, aparece la sra. Jolie de la nada, onda ultra winner estilo “Trom Boider” y sintetizando: “…Corta. Eres hijo de sicario profesional que acaba de ser asesinado. Tú como su hijo eres el único que puede matar al…” (Chan chan) “… ¡Asesino de tu padre! Atrás hay un tipo que te va a matar si no salimos de aquí­ mas rápido que aprobación de ley para dí­a feriado en periodo de campaña”. Omitir los signos de exclamación; en éstas pelí­culas los personajes ni se inmutan y tienen cara de reggaetonero con cadenas todo el rato. Ahí­ queda la grande y vamos destrozando el local del pobre John.

El protagonista se ve sin opción (o sea, mal que mal, te lo está ordenando Angelina Jolie), y en seis semanas se le pasa su adicción por los mediahora, mata como a cien locos sin saber por qué, y así­ como que no quiere la cosa, las balas le empiezan a salir curvas… ¿Cómo es eso? Sí­, balas curvas; igualito que el gol de Roberto Carlos pero con balas.

El caso es que al primero que despacha, lo hace disparando arriba y cruzado desde el techo de un vagón de metro cual barrista de equipo popular de futbol, con la diferencia que no llevaba banderas, la cara pintada, papel picado ni cortauñas de más de cinco dedos de largo.

Spoiler: A todo esto, el negro Freeman es el cabecilla de toda esta asociación asesina pero como que aparece, porque les quedó saldo después de hacerle la transferencia a la Jolie. El personaje perfectamente podrí­a haberlo hecho una puerta. La cosa es que el negro al final se muere, pero no es ninguna sorpresa, uno lo descifra a los 20 minutos de ver la pelí­cula. El “cómo” es el verdadero misterio (sí­, como no). Fin del Spoiler.

Como a la mitad uno se empieza a dormir y ver el reloj para ver cuánto lleva. Justo ahí­, ni que el director de la pelí­cula lo estuviera espiando, se pone más rapidita y hasta entretenida uno la encuentra.
Lo bueno: Las secuencias en auto, aunque no son muchas. Lo malo: Que es igual de obvia que “El Mayordomo Asesino”. Lo feo: Al final el protagonista sin ningún descaro te trata de mediocre, intrascendente, poco interesante y hasta desechable, sólo por haber ido a ver su cochinada de historia.

No pierda su tiempoâ„¢ le entrega una tabla adrenalí­nica y/o emocional sobre esta pelí­cula:

• Sacar a pasear al perro: Wanted
• Ir al teatro: Teatro
• Ir a comer: Coma
• Comida con los suegros: Wanted
• Leer: Lea
• Pelea con el novio/marido/amante o la novia/mujer/amante: Vea Wanted salvo que la pelea involucre información nueva, estilo “el hijo no es tuyo” o “creo que soy gay”.


  1. Sin trackbacks aún.