Inicio > Opinión > ¿Liberación Femenina?

¿Liberación Femenina?

Sábado, 13 de diciembre de 2008 Dejar un comentario Ir a comentarios

Haber conseguido el derecho al voto y el acceso a puestos laborales y ámbitos antes relegados sólo al hombre, no se traduce en “liberación”.

La mujer sigue siendo una esclava… de su cuerpo, de la moda, de la cultura. Hace unos dí­as me llegó un mail de un Centro de Estética, ofreciendo la “promo diciembre” para lucir lolas éste verano a tan sólo u$s 1800. Me imagino una mujer de 80 años con las tetas duras; qué feo. No le queda otra que estirarse la cara y eliminar pliegues sobrantes de piel, como para darse coherencia. Por eso ya no es sorprendente encontrar un grupo de mujeres de 60, 70 años, y notar que todas tienen la misma cara y las mismas tetas (y, evidentemente, pasaron por el mismo cirujano).

¡Mujeres! ¿Y el relleno interno? La personalidad no viene en frasquitos… hay que desarrollarla. ¿Por qué se dejan convencer por los avisos publicitarios, los programas de televisión y las revistas “de revista”? ¿Ya no creen poder seducir con un cuerpo diferente al que hoy se vende? La pregunta que más me inquieta es ¿Cómo será todo en 20 años más? Si ahora las quinceañeras piden las lolas de regalo; si ahora hay carteles que inundan las calles predicando “te regalamos las lolas”; si ahora las mujeres se hacen otra nariz, se ponen botox, lentes de contacto y se tiñen el pelo; si ahora, cuando se intenta hablar de este tema, nadie quiere escuchar ni leer.

La mujer se está convirtiendo en la mujer de Schopenhauer… misógino por demás, pero visionario: al paso que vamos, el hombre va a seguir en la posición de “superior”, y la mujer, tan preocupada por su imagen, va a estar tan dejada por dentro que realmente va a quedar excluida de los placeres que ofrece el arte. ¡¡Cuán vací­a debe sentirse una mujer que llega a los 70 años y se da cuenta de que invirtió toda la energí­a que tení­a en parecerse a “eso” que hoy se hace pasar por belleza!!

No me reten: sé que no todas las mujeres padecen la misma enfermedad. Pero también sé que cada vez son más quienes la contraen… ¿qué hay que hacer, mirar televisión con preservativo?

Me gustarí­a hacer un llamado a la solidaridad, para que deje de estar ausente y venga a instalarse en los corazones de quienes dirigen nuestra rutina… a ver si de esa forma usan el dinero para erradicar la pobreza, la ignorancia y otras pestes… ¡perdón! me olvidé que no les conviene.

Redondeando… ¿liberación femenina? no lo creo. La mujer debe, ante todo, ser libre de sí­ misma. Así­, cuando haya una libre-acción femenina, podremos hablar de liberación femenina.

Categories: Opinión Tags:

  1. Sin trackbacks aún.