Inicio > Legislación, Noticias, Opinión > Cuida tus palabras

Cuida tus palabras

Viernes, 12 de diciembre de 2008 Dejar un comentario Ir a comentarios

La palabra, cuando no da vida, mata. Lo anterior es una paráfrasis que, a estas alturas, resulta obvia y algo gastada, pero no por ello menos acertiva. Concordaremos en que una expresion furtiva, gratuita y cobarde puede ser tan incomprensible y lacerante como aquella patada que alguna vez recibiera un carabinero transeúnte en el Paseo Ahumada en el impresentable Dí­a del Joven Combatiente.

Recientemente la Cámara de Diputados de Chile aprobó una moción que sanciona con penas de cárcel y multa a quienes agredan de palabra a Carabineros que se encuentren cumpliendo sus labores, aún cuando no les produzcan lesiones, constituyendo por lo tanto una figura distinta al delito de maltrato de obra a carabineros.

El proyecto de ley castiga con prisión de hasta 60 dí­as y multa de 6 a 10 UTM (aproximadamente 373 mil pesos) a quienes empleen fuerza o intimidación contra un integrante de las fuerzas de orden y seguridad pública, que se encuentre en el ejercicio de sus funciones, o a los terceros que impidan o intenten impedir por medios materiales el ejercicio de las funciones propias de dichos funcionarios.

Por supuesto, en Café Literario tenemos la certeza de que prácticamente todos nuestros lectores, gente decente y republicana, recibirán con satisfacción esta noticia, mal que mal Carabineros de Chile es una institución que se relaciona con lo peor de lo peor de nuestra sociedad para proteger al resto del paí­s, el Chile de bien, honrado y de esfuerzo, y por lo cual, a decir verdad, me faltarí­an palabras de agradecimiento. Con todo, algo no deja de preocuparme: ¿Cuál serí­a o va a ser la delimitacion exacta de la conducta sancionable o tipo penal? Creo que un analisis exhaustivo del proyecto no viene al caso. Me basta con plantearles un hecho simple: un tipo penal muy abierto (o muy poco delimitado, que es lo mismo), con una deficiente descripción de lo que constituye en sí­ la conducta delictiva es a todas luces un peligro, más aun frente al bien que intenta proteger, mal que mal dentro del concepto de “agresión de palabra” cabe prácticamente cualquier cosa. A todas luces serí­a extremadamente contraproducente la creacion de una nueva detención por sospecha, paradigma del abuso institucional. Queda el desafí­o y el problema planteado. Habrá que ver como se resuelve.

Fuente


  1. Sin trackbacks aún.