Inicio > Opinión > DeFIniR lO qUe QuEREMOS sEr

DeFIniR lO qUe QuEREMOS sEr

Martes, 9 de diciembre de 2008 Dejar un comentario Ir a comentarios

Me comentaba la otra vez Ernesto, que cuando caminaba por la calle y le fijaba la mirada a una alguna mujer le llamaba la atención que cuando ésta se percataba, luego de andar distraí­da y natural, pasaba a trasformar su cara, sacando la boca, inflando su pecho, levantando su cola y así­ digamos que perdí­a su encanto, adquirí­a en un abrir y cerrar de ojos la forma del personaje que quiere ser, y que a veces aunque siéndolo, por lo mismo “tiene un perfil que mantener”.

Aún hay una parte de la población femenina;  nótese: una parte: que admite que la traten como un objeto que sólo sirve para…que bajo ningún aspecto la admira y sin embargo, ésa parte se deleita y se “luce” cuando la mencionan en alguna canción que no dice, ni insinúa o  mucho menos menciona  tratos afectivos (por no decir tiernos); tal vez la parte afectiva que luego se mal entiende con la cursilerí­a,  la encuentran  en el pop melódico,  ése que les dice “azul, como este mar azul”  ¡claro, qué obvio!.

¿Y después con qué legitimidad podemos alzar un discurso sobre la igualdad de hombres y mujeres, mayor aún de géneros, si algunas insisten en seguir cometiendo esas faltas de estilo?

Es difí­cil el punto al que quiero llegar, porque la cuestión de que tenemos que tener una postura definida como mujeres, esa posición está inmersa también en una escala de valores. En la que a mi se me ocurre que puede ser mejor, y ahí­ entra el tema de la discusión, del debate, del consenso y el respeto. Pero insisto, se me ocurre que serí­a mejor que asumiéramos de otra manera nuestro deseo de seducir a l@s  otr@s (deseo lí­cito por lo demás); que tampoco se debe procurar en “manuales” tan mí­nimos como una canción que indique la postura corporal que debemos adquirir,  no necesariamente posando el culo en una botella, la seducción es mucho más rica e interesante si la practicamos de otra forma también. ¿O acaso no recuerdan alguna vez cuando alguien les gustó en la infancia o en la adolescencia, que cuando se rozaban de casualidad con la piel del otro habí­a una cosquillita por dentro?…ahora pueden seguir imaginando todo lo que podemos hacer.

Voy a cosas simples pero transcendentales. Como lo que les decí­a la vez pasada, de ésa pequeña nota sobre la mesa…si a fin de cuentas no estamos tan vací­os ni queremos estarlo, no hay robinsons crusoes dando vueltas por ahí­. Entonces, volviendo a nuestro comportamiento como mujeres que exigimos ser tratadas en forma igualitaria frente a los hombres, debemos todas chicas, recordar lo que queremos de nosotras mismas, ser tratadas con respeto, con atención, con cuidado. Razones por las cuales debemos hacer lo mismo bidireccionalmente (hacia una y hacia el otro) no debemos denigrarnos voluntariamente y es delito a quien lo ejerce dení­granos en contra de nuestra voluntad.

Es urgente, es necesario, es inmediato que charlemos estas cosas, internet es una buena opción, hagamos debates. Invito a tod@s a comentar que piensan, a decirme dónde puedo estar errada y/o en qué puntos coincidimos, coméntenme sus razones.

Categories: Opinión Tags: , , ,

  1. Sin trackbacks aún.