Inicio > En clasificación > “El Terciopelo azul” – Misterioso café literario

“El Terciopelo azul” – Misterioso café literario

Martes, 8 de marzo de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

inviernofnactriangleEn alguna parte de este barrio se encuentra ubicado el cafecito “El terciopelo azul”, cálido lugar de encuentro en donde suelen juntarse los poetas de la ciudad, según se dice, a contarse historias fantásticas.

La ubicación exacta del lugar nunca nadie la ha podido descifrar jamás.
Se cuenta que solo pueden llegar a él los escritores verdaderamente comprometidos con su arte.

No es tarea sencilla el tratar de hallar ese sitio, tampoco es recomendable dejarse llevar solo por satisfacer la propia curiosidad.

Algunos aficionados a la poesí­a han intentado descubrir este lugar secreto, pero solo consiguieron meterse en bares de mala muerte, o en billares olvidados.
Otros, obsesionados con formar parte de las filas de literatos del terciopelo, solo obtuvieron la locura a cambio de su obstinación y terminaron encerrados en loqueros o animando fiestas infantiles.
Convenientemente, algunos se hicieron traductores de libros de idiomas que ni ellos mismos comprendí­an. Como consecuencia de esto concebí­an un nuevo libro en lugar del original, sin que nadie se diera cuenta.

En la década del 80 muchos abrazaron las artes, pero solo fue una consecuencia natural de la libertad que otorgaba la democracia y las nuevas formas de expresión de una generación que vení­a de la represión militar. El resultado fue diverso. Algunos lograron alcanzar un vasto reconocimiento, pero esto fue más que nada debido a su escandalosa personalidad que por lo valioso de sus expresiones artí­sticas.

En fin, formar parte de los escritores del terciopelo azul no es tarea sencilla. No podrí­a serlo jamás quien tuviese el corazón duro por las dolorosas experiencias de la vida, porque de esto se trata la poesí­a. Menos lo será quien pretenda salir ileso de las historias allí­ narradas, ya que se asegura que hay quienes no volvieron a ser los mismos después de oí­rlas.

Solo los verdaderos hombres y mujeres que han entendido que su pasión artí­stica va más allá de lo ocasional podrán tener una oportunidad.
Y digo, quienes hayan comprendido que las letras pueden ser un abrigo para quien tenga el espí­ritu desolado o maltrecho por alguna causa. O quienes sepan desgarrar los verbos y los adjetivos de tal manera, que quienes los lean sientan que quedan atrapados en las estrofas.

Secretamente se cuenta que ciertas noches caminando por Murature, algunos poetas han dejado caer algunos versos de sus poemas y estos se escapan en las camperas de los enamorados, otros quedan enganchados en los cables eléctricos esperando que el viento otoñal los lleve a otros lugares, y los menos prefieren esconderse en las cortezas de los arboles, esperando que alguien pase y talle en medio de ellos un corazón y un par de nombres.

Sea cierto o no, El Terciopelo azul será siempre uno de los misteriosos sitios que nunca llegaremos a encontrar. Al menos no la gente común y corriente como usted y yo, que andamos preocupados por cosas tan vánales como la inflación o la inseguridad

autor: Paco Roca

Categories: En clasificación Tags:

  1. Sin trackbacks aún.