Inicio > Café literario busca/encuentra, Ineditos > De realidades y lobos

De realidades y lobos

Miércoles, 14 de octubre de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

nothing safe 1

 

Cuando los lobos se visten de blanco;
la realidad se propone más  violenta e insatisfecha.
Exclama que lo nuestro es su mejor desborde,
exige una buena partida de nosotros sin pensar
que detrás de cada garganta hay un grito
que se expande con fuerza, que transmite poder,
que no se contenta con el espacio de sus pulmones, porque nuestros pulmones siempre son suyos.

Cuando los lobos se visten de ángeles;
una dupla meticulosa ciñe nuestros corazones
y crea con sonrisas una tumba para nosotros,
los hijos de quienes amedrentan con placeres,
de los que rebosan en singultos, de los que caminan
acompañados de la soledad, en donde cada penumbra enamora
un rincón y tiñe las esperanzas de azules tristes,
tal cual lo hace la realidad al momento de ser real.

Cuando los ángeles se visten de negro;
los nudos suelen rendirse permitiendo un instante más de vergí¼enza para quienes lamen el rocí­o de cada mañana.
¿Qué hay para ver detrás de la pared? Será otro regateo
provisto de aquellas condiciones licuables que la realidad
propone únicas y sólidas. Y parecemos olvidar que lo  único sólido en la parsimonia de la vida es nuestro grito, que carga nuestros lamentos, que engorda de inseguridad si no lo hacemos barbaridad.

Cuando los ángeles se visten de lobos;
se cierne un funesto trato entre los soldados del Rey Nefario y la realidad, quienes omiten ciertas reglas
consideradas superfluas, esas mismas que estructuran
lo que hoy es hermoso para los hijos del desamparo.
Algo se desvirtúa entre nosotros mientras las garras aprietan las manos divinas. Puede que no haya demencia en comprender los acuerdos de la espinada realidad.

Y todo esto se medita mientras los lobos
se están devorando a nuestros ángeles.

 Venamir Dreierkov


  1. Sin trackbacks aún.