Soplo

Martes, 9 de junio de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

Leí­ la noticia, y tuve un soplo… “95% de los blogs estarí­an abandonados”. Será acaso esa la suerte del pedazo de tierra baldí­o que encontré hace ya casi un año y sobre el cual decidí­ echar parte de los huevos que tengo para las múltiples canastas que dispone para uno la vida… A lo mejor me estoy respondiendo solo, por eso me evito los signos de interrogación.

Ha sido un pésimo buen negocio. No hemos ganado mucho monetariamente (en realidad no hemos ganado nada), pero hemos visto nacer amasijos de historia, de la buena, de la que aspiré siempre; no hablo de las bellas mugres que citan tiempos pasados, hablo de las preciosas precisas cachetadas que mas de algún perdido cibernauta nos dio… desde el que buscaba los horarios de atención de los cafés literarios de Providencia, pasando por los que querí­an con ansias trabajar con nosotros, llegando finalmente al increí­ble deleite de leer al último visitante que decidió regalarnos su obra maestra (lo publicaremos luego, cuando te encontremos).

Siempre hay excusas. En mi caso el nuevo trabajo, el volver a estudiar, el tener a quien cuidarle el sueño. Hay muchas veces en las cuales uno pretende que sea la última: el último cigarrillo, el último exceso, la última palabra… ¿Quiero que esta sea la última vez que escribo aquí­? No, jamás, aunque el tiempo sea escaso, aunque las ganas no sean las inspiradoras de antaño.

Por eso, que no se entienda como despedida, que no se entienda como derrota, que se tome como la copa que brinda, como la medianoche que se celebra, como la mano que se estira buscando otra, para no caer, para no dormir.

Si alguna vez encontraste acá lo que en ninguna otra parte, serí­a bueno compartirlo, y de paso nos volvemos a convertir en el 5% que sigue haciendo patria.


Imagen: flickr.com/photos/apesara

Categories: En clasificación Tags:

  1. Sin trackbacks aún.