Inicio > Opinión > Cementerio de Plástico I

Cementerio de Plástico I

Viernes, 22 de mayo de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

Cada vez más basura. Ya se escribió de todo, ya se mandaron cadenas de mails, ya se hicieron pelí­culas, series, cómics… ¿qué estamos esperando? ¿Quedar sepultados bajo una gran montaña de plástico?

Bolsita por acá, bolsita por allá. De todos los deshechos, el plástico es uno de los más tóxicos y lamentablemente uno de los más abundantes.

No somos capaces de comprender el problema que nos trae a todos; somos ciegos, sordos e idiotas. Es la única explicación razonable que encuentro para entender por qué hay cada vez más basura que se tira en cualquier lugar, sin importar las consecuencias evidentes que ésta actitud acarrea.

Matt Groening ilustra esta cuestión en un capí­tulo de Futurama, donde una gran bola de basura (enviada al espacio por gente del s.XXI) está a punto de chocar con la Tierra, y la forma de evitarlo es enviando una nueva bola de basura que desví­e la primera.

Si bien todo el capí­tulo es un constante llamado de atención, lo destacable es que, al final, el profesor y Fry se preguntan qué pasará si vuelve la bola dentro de muchos años, y concluyen que no les interesa porque no va a ser problema de ellos sino de la generación siguiente. Y Fry dice: “esa es la ideologí­a del s.XXI”.

La pelí­cula animada Wall-E también trata el tema de la basura indiscriminada, donde la gente se muda a una nave espacial porque la Tierra es un lugar inhóspito, hostil, no apto para la vida. Después de verla, me surgió una leve esperanza, pensando en que realmente a quienes debemos concientizar es a los niños, justamente a la generación siguiente; pues ellos y los que les sigan serán los mayores damnificados, y nuestra “ideologí­a del s.XXI” está podrida de tanta basura.

Miles de animales, como las tortugas, confunden el plástico con alimento y mueren intoxicadas; otros animales marinos quizás no ingieren el plástico pero su hábitat se ve intoxicado igual por la cantidad de deshechos, y terminan muriendo también. Nosotros mismos comemos esos animales y nos bañamos en esas aguas, y plantamos en esas tierras. Pero como tantas otras cosas, a nadie le importa. Encima, como si fuera poco, ya comenzamos a enterrar a personas de plástico.

Demasiado puede decirse sobre el tema, ¿no?

Queda en nosotros el cambio.

Imagen: www.terra.org

Categories: Opinión Tags: , ,

  1. Sin trackbacks aún.