Inicio > Producción Original > De los magnicidios de la herencia

De los magnicidios de la herencia

Miércoles, 8 de abril de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios
(c) café literario

© cafeliterario.cl

Desde el despertar de los tiempos, noctámbulos y enceguecidos por la claridad de una luz tan suave, un hermoso azul vivo, de un sol dorado e intenso, casi frágil a los ojos de los ciegos, desaparecidos se miran  sin pestañar y se rozan los dedos de los pies, por su parte, las pestes de la tristeza deshacen el insomnio rondando sin descanso las fronteras infranqueables del espí­ritu, hasta ahora.
Un aire de cristal, cubre de intespectivas nieblas la mañana de verano de marzo. Hace ya varias semanas, una nube invisible se pasea sin desistir en su afán febril y suspicaz, casi de niño pequeño, ajeno y descuidado.

Es como una sensación que se percibe en el ambiente, esa impresión ineludible de que algo se extinguirá súbitamente en cualquier momento, como un presagio sin pronunciar, un secreto fatalismo que debe ser postergado a como de lugar y a toda costa.
Este armonioso nexo con un trozo del mundo no cabe en la palma de una mano, tampoco llega a los delicados oí­dos de la esperanza cuando el dí­a emprende la retirada en un desenlace trágico formando una coraza por sobre el pensamiento hacia la persecución de la muerte, esa que prohí­be la inmortalidad aunque en secreto la siembre.
Por la noche reina la eternidad, la protección de las corazas empiezan a resquebrajarse, se dilucidan las heridas que brotan sangre, se mezclan con los problemas del mal, saciando la sed de treinta mil gentes, que contemplan atónitas como  el deterioro que provoca la enfermedad humana va corroyendo su propio entorno, deshaciendo el alma de un soplo. Presencio como el motor del mundo se detiene, como chillan sus engranajes, aun escucho el sonido fatuo de su dolor demencial.
Cada uno de nosotros y el hoy, hablaremos desde lejos, y necesariamente tomamos distancia, para conservar a resguardo los recuerdos de lo que habrá que contar, y deberá ser contado.

Categories: Producción Original Tags:

  1. Sin trackbacks aún.