Inicio > Cine > Recordar:del lat. recordāri; volver a pasar por el corazón

Recordar:del lat. recordāri; volver a pasar por el corazón

Miércoles, 11 de marzo de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

Tení­a miles de preguntas y múltiples respuestas para dar con el sentido que quiso demostrar el director del film “Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos”; quienes aún no han visto la pelí­cula se las recomiendo, no solo por la gran actuación de Jim Carey quien hace absolutamente creí­ble su pesar, también Kate Winslet merece merito,  además fue ganadora del Oscar al mejor guión original en el 2004; dirigida por Michel Gondry. -Ahora respecto a las preguntas y respuestas prefiero solo plantear un par y dejar que cada espectador decida que hacer con sus recuerdos, es lo más sensato, a fin de cuentas cada uno es dueño de su memoria y la psicologí­a individual, a veces para protegernos tiende al olvido-

¿Qué sucede cuando queremos romper con todos los recuerdos de una relación? ¿Dónde los tiramos?¿dónde los depositamos? ¿qué hacer de ellos si dan vueltas en nuestra cabeza, siendo que lo único que necesitamos es que desaparezcan para poder vivir en paz? ¿Cuantas personas, en el caso de que hubiese un tratamiento como el que se somete Joel Barish (Jim Carey), accederí­an a dicho método?

Puede ser enfermo como sano, eso lo debe juzgar cada mente o cada corazón. Lo cierto es que lo que más amamos es lo que más nos hace sufrir, y no es enfermo lo que digo, es sensato por más que suene torcido. El amor no es solo ver un campo lleno de flores, ni andar por la senda de verdades anteriores que nos trajo hasta aquí­. El amor y una relación que pueda jactarse de tal es un proceso, es más que una búsqueda de paz, pues lo plano está bueno por un tiempo, pero como seres pasionales precisamos de revoluciones; de la revolución del amor quiso deshacerse Joel, cuando se percató que perdí­a de sí­ todo lo que más feliz lo habí­a hecho, no hizo más que lamentarse y querer revertir el tiempo, para recuperar ése sentimiento que no sólo le dio paz, sino que también le quitó el aliento, eso es el amor en definitiva, lo otro son solo imitaciones, no se deje usted seducir por falsos engaños.

Y apenas pueda, vaya a su video club más cercano y aprecie esta pelí­cula que siendo propuesta de grandes salas de cine, toca lo profundo y lo sublime y nos deja perplejos, a veces sin saber bien que destino deben tomar nuestros recuerdos.


  1. Sin trackbacks aún.