Inicio > Producción Original > Rtrospección A-temporal

Rtrospección A-temporal

Viernes, 6 de marzo de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

 

Mirando al pasado 13.000.700.000.000 de años atrás hacia lo ocurrido, todo esto y nosotros, no éramos nada, y sin embargo, 13.000.700.000.000 de años después, todaví­a no lo somos.
 ¿Quién entonces vendrá y nos dará eso que nadie podrá quitarnos?, eso que se ha perdido y que nunca conocimos, pero estamos seguros de su poder y de sus fallas. De todas formas no existe nada seguro con seguridad, nubes, oscuridad, tierra y sangre.
Entonces, ¿quién soy?; a veces me asombra mi propia conciencia para tratar mi finitud, sobreentendiendo parámetros y reglas naturales, sobrenaturales y universales y que se yo cuántas más habrá en los mundos dentro de los mundos, asequibles a todo ser, se que nada quedará ofrecido y librado al azar.


Tomando como ejemplo al amor, por llamarlo así­, ése inefable e indudable dolor causado por este ser es demasiado para vivir, pero no es suficiente para morir, pero entonces si debes y desistes por una desición y abrazas la otra, deberé formular la obligada pregunta crepuscular: ¿Le temes a la muerte?, ¿le temes a ese obscuro abismo?.
Todos tus actos al descubierto, todas las máscaras en el suelo de sus pies y no en los rostros verdaderos y otrora ocultos nunca más.
Pues claro que le temo a la muerte, jurado temor temo, por temer y no por espasmos inadvertidos de pasión por los vicios mundanos de esta vida gastada; en la medida de que temo por mi conciencia y por las polí­ticas de estado del último siglo, pero, nunca, jamás de los jamases, transformaré mi alma y mi espí­ritu en un ser-para-la-muerte,
jamás…¡no le daré gusto a esa parca! de verme a mi mismo llorando y rogando por los rincones, ¡no señor!, ni siquiera le obsequiaré el placer de sentir que corre un escalofrí­o por mi espalda, ¿y por qué?, porque mi conciencia es finita e inmortal, como lo es todo en este universo, ¿qué por qué soy cerrado, crí­ptico y obscuro?, por causa de este sometimiento, para aislarme, me volví­ hermético, rigurosamente hermético, prefiero ser hermético, a no ser autentico, y sumergirme en el mundo de lo impersonal, imaginense, yo..¡¡¡vestirí­a a la moda y sentirí­a lúgubre conformidad por el punto de vista social y aceptablemente común…no señor!!!
Finalmente, sólo diré y daré a conocer que sólo busco el significado en la dirección de mi vida, en mi mismo, no caeré de nuevo en ese temible y austero reflejo de mi ignorancia, yo mismo llenaré los vacios que exigan ser llenados y no claudicaré en mi empresa hasta verme sumergido en la verdad más verdadera de todas las verdades.
 
Parentesí­s: “Habla en el modo de callar”.
en palabras del imcomprendido y vilipendiado filósofo alemán Martin Heidegger; y cito:
“… saber para que la tierra y su destino nos ha enviado a sus gráciles páramos, desencadenando los fines y sus causas, quitando las máscaras y haciendo a un lado los inútiles velos de la duda, que no nos terminan de acabar, cuando creemos firmemente y en todo momento, que recién hemos empezado en realidad…”
 
“La vida es una herida absurda”.                                   

Magnalardos

Imagen: Todaví­a buscamos a quien pueda atribuirse tal belleza

Categories: Producción Original Tags:

  1. Sin trackbacks aún.