Inicio > Producción Original > Ingenierí­a Inversa

Ingenierí­a Inversa

Martes, 3 de marzo de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios
"Discarded" - www.flickr.com/photos/ajawin

"Discarded" - www.flickr.com/photos/ajawin

Enamoramiento. Así­ se define ese trastorno rápido y fulminante, que reduce brutalmente la concentración, la producción y el grosor de la billetera. Existe una teorí­a bastante conocida, aplicable a la inmensa mayorí­a de problemáticas que se nos pudieran presentar con respecto a la atracción que presentan entre sí­ dos elementos/cuerpos, conocida por algunos como Ley de la Gravitación Universal o derechamente gravedad para los amigos.

Me quedó bien rosa este artí­culo, así­ que lo advierto desde ya.

De una forma similar a la manera exponencial en que se aumenta o reduce la gravedad, dependiendo de la distancia que separa dos cuerpos, el amor tiene ciertas parábolas mundiales para recordarnos lo importante que es cumplir el alter ego emocional de la fuerza gravitatoria, a su modo claro, y con una de las frases mas metafóricamente nebulosas, prostituí­das y cursis que la cultura popular ha visto nacer: las plantas hay que regarlas.

Distando mucho de este mix histérico que la sociedad ha hecho entre la fuerza de gravedad, el amor y la botánica, estudios médicos han determinado que solo el veinte por ciento de las parejas (léase matrimonios, amigos con ventaja no asumidos y noviazgos eternos) viven el amor de una manera sana, manteniendo relaciones equilibradas o “fuerzas gravitatorias” que no necesitan de la ayuda de fí­sicos ni terapias de grupo para mantenerse funcionales.

La base de esta funcionalidad estarí­a en como es llevada la transición entre el periodo pasional y el posterior. Para que el “periodo posterior” no convierta a la pareja en Peg y Al Bundy, ambos debieran llevar ritmos de vida similares a los que tení­an antes de, para que de ese modo, independiente del tiempo que dure el enamoramiento, la atracción sea beneficiosa, y lo más importante, que las dos partes deseen mantenerla.

Nota al margen: La facultad de medicina de la Universidad Autónoma de México define el estar enamorado como un “estado demencial temporal”.

Fecha de vencimiento

Mientras que algunos dicen que la pasión dura cuatro años, otros dicen que tres meses… los mas optimistas piensan que el catorce de febrero siempre es una buena fecha para que un ramo de flores y unos chocolates pidan perdón por todas las cagadas del año, borrón y cuenta nueva y aquí­ no ha pasado nada.

Lo único que han logrado los estudios médicos con respecto a esto es diferenciar la actividad cerebral de una persona. Se activa mucho más cuando tiene que hablar o pensar de su actual pareja y reduce su actividad al tener que mencionar cualquier pareja anterior. Básicamente demuestra que, al menos emocionalmente, estamos hechos para vivir el presente, pero no demuestra que alguien esté o no enamorado, ni garantiza cuanto durará el periodo pasional de una relación.

¿Fechas de vencimiento? Claramente no existen si se pertenece al selecto 20% ya mencionado y si se está dispuesto a vivir el presente.

Convirtiendo al prí­ncipe en sapo, la real ingenierí­a inversa

Si conoces el cuento de la gallina de los huevos de oro, sabrás que el labrador que mató al plumí­fero mágico es el mayor exponente de la ingenierí­a inversa.

La ingenierí­a fabrica soluciones para resolver un determinado problema. Si estás buscando a tu prí­ncipe azul o a la femme fatale y gozas de abundante paciencia, lo primero que deberí­as hacer es asesorarte por un ingeniero; de seguro te dirá con certeza las localidades, la raza, la condición social y las precauciones y requisitos que tendrás que adquirir en tu búsqueda. Probablemente darás con un buen prototipo, o alguno bastante cercano a lo que tu mente pintaba en tonos azulados. Esta metodologí­a de seguro funciona a la perfección a la hora de encontrar un buen detergente o un nuevo monitor para tu computador, pero el tema es que, en el amor, el producto final aparece antes de haber iniciado la búsqueda, y en la mayorí­a de las ocasiones, al paciente en “estado demencial temporal” le gustarí­a tener claridad sobre como fue que llegó a ese estado. Probablemente necesite también una caja de pañuelos desechables si es que ha iniciado su investigación a causa del despecho.

La primera ley de Newton postula que todo cuerpo permanece en estado de reposo salvo que actúe sobre él una fuerza que lo obligue a dejar de estarlo. Luego aparece esta fuerza y da pie a la segunda ley o ley de fuerza, la madre de la gravedad. ¿Cómo anulamos la segunda ley para volver el cuerpo a su estado de reposo?. Tercera ley de Newton: Ley de acción y reacción.

Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas.

Si su gallina aun pone huevos de oro, no realice ingenierí­a inversa con ella, porque está viviendo el volátil instante que hay entre la segunda y tercera ley, y que solo unos pocos logran hacer perdurar. Si no es el caso, ponga los elementos necesarios sobre la mesa y comience. Newton ya le dio toda la información necesaria.


  1. Sin trackbacks aún.