Inicio > En clasificación, Historia, Opinión > César danzaba Samba

César danzaba Samba

Miércoles, 25 de febrero de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios
http://www.brazil.ru/

http://www.brazil.ru/

¿Se imaginan a César en pleno Salvador de Bahí­a danzando un samba?

Dicen que los orí­genes del carnaval remontan a la época de Egipto y Sumeria y que eran muy parecidos a los de la Roma de los Césares; ha ido pasando por diferentes lugares y momentos históricos, lo que ha convertido al rito en una fiesta versátil y elástica en lo que compete a sus simbolizaciones.


En muchos paí­ses del mundo el carnaval se  está festejando; en estos lugares debe haber gente moviéndose, saltando, cantando y gritando, pues estamos en la época en que varios paí­ses católicos  que hicieron de este rito algo tradicional, estén esperando los dí­as que anteceden el inicio de la cuaresma.

Por hacerles revista les cuento que César celebraba las fiestas Saturnianas, en honor a saturno y se generaban orgí­as entre los invitados; el paso por Grecia hizo de la fiesta una alabanza al dios Baco patrono del vino y su cultivo.

La palabra carnaval proviene del latí­n medieval “carnelevarium”, que significaba “quitar la carne” y  se referí­a a la prohibición religiosa de consumo de carne durante los cuarenta dí­as que dura la cuaresma.
(Cesar siempre supo que era carne animal lo que no se podí­a comer, el resto estaba todo bien)
Cada paí­s festeja en dí­as diferentes, pero hay casos curiosos como el de Alemania en donde el carnaval comienza el 11 del 11 a las 11 horas 11 minutos, en Italia empiezan un Jueves, el que le antecede al Miércoles de Ceniza.

En la edad media, la prohibición de consumir ciertos alimentos y consumar ciertos deseos se disfrazó de mucha comida y mucha bebida acompañada de juegos y bailes.

En paí­ses como Brasil, el carnaval fue traí­do por los portugueses en la época de la colonia y era de carácter religioso,  en la actualidad se festeja  con un tinte popular, ahí­ la fiesta se alarga hasta los fines de semana de febrero llegando con saltos, risas y maquillajes corridos al primer fin de semana de marzo.
Ahora en los carnavales se compite por la carroza y la gente danza y baila, y todo es color y la música agita los cuerpos y el sudor impregna la piel…
La fiesta es la espera y el trabajo de mucho tiempo, tanto en la preparación de las coreografí­as como en el vestuario, por eso en esos dí­as de carnaval lo que reina es la felicidad.

Cómo me gustarí­a hacer de la historia hechos móviles, combinarí­a tantos personajes, los traerí­a para allá y para acá. Y ya imagino a  César,  que estarí­a feliz en Bahí­a, Rí­o de Janeiro o Recife danzando un samba, siguendo el compás del ritmo de una escuela, de fiesta, riendo y disfrutando…


  1. Sin trackbacks aún.