Inicio > Producción Original > Me sacó la ficha (como dice la jerga)

Me sacó la ficha (como dice la jerga)

Lunes, 16 de febrero de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios
http://www.galleri-groholter.com

http://www.galleri-groholter.com

Eran tres, los habí­a contado desde la mesa en la que me encontraba. Habí­a llegado sola, pensé que talvez serí­a mejor asumir el abandono y la desolación como una nueva forma de enfrentar el mundo.

En el bar habí­a poca gente, pero se sentí­a bastante poblado, debe haber sido por el ruido de las copas, el movimiento constante de los mozos, y el humo que impregnaba el ambiente.

Nunca supe si él frecuentaba el lugar, sólo lo supuse porque quedaba cerca de su casa y a la vuelta de su trabajo. (Bastante estrecha mi imaginación, de suponer que por esas dos razones él frecuentarí­a el lugar).

“Lo de Lola” se llamaba el bar, maldita ironí­a de la vida, el nombre coincidí­a con lo yo más habí­a odiado de mi buena parte de mi adolescencia, los “piropos” mal gastados de hombres que no saben cómo decirle a una mujer, sin ofenderla que sus atributos son infartantes.

Mientras lo esperaba me entretuvieron los tres de esa mesa, al parecer eran tres amigos de la infancia o de mucha confianza, o talvez simplemente era solo el alcohol que cargaban, o que me cargaba encima.

Luego de tanto mirarlos, reparon que los estaba observando, en realidad para mi era mera entretención, era solo para disimular que estaba aburrida en la espera de alguien que quizas ni vendrí­a, pues no habí­a ni una cita de por medio que lo hubiese acordado, y para no recurrir a estrategias boludas de mandar mensajes de texto en el celular para ver quien me rescataba la noche, les fijé la vista, pero pensaba en otras cosas.

Me sentí­ incomoda ante la mirada invasora de ellos ahora, que pensaron que con gusto entrarí­a a la fiesta de ellos. Hasta que uno de los tres encaró la situación, ¿y qué se hace en esos casos?, pensé en hacerme la extranjera, la “I don´t speak spanish”, pero tengo una cara de latina que jamás me creerí­a. No importa, seguí­ pensando cómo huir de la emboscada, mientras sentí­a que sus pasos se acercaban aún más…

Cuando llegó quedé sin aliento, y no solté la vista del celular pues pretendí­a que la fuerza de mi cabeza me salvase con una llamada, aunque fuera de la misma compañí­a para ofrecerme la nueva promoción, o que algún borracho marcara errado…en fin, llegó a la mesa el intruso y me preguntó con un español forzado ¿Poder compartir mi copa contigo? ¡Ups! Plan fallido si querí­a hacerme la foránea, y ahora qué…

¿Qué le digo?, solté la vista del celular y le dije: en realidad espero a alguien, pero no hay problema si te sientas unos minutos.

Me dijo: ¡oh! Dis-culpa, no querer molestar.
No será molestia, le respondí­, ¿Qué haces por aquí­?, pregunté
Busco un lugar para compartir poesí­a, me dijo.
¿POESíA? Le pregunté admirada. Estás en el lugar incorrecto entonces, le dije.

Not, no. Me dijo, es usted señorita la que estar en el lugar incorrecto, si querer poesí­a, aquí­ no haber poetas, ni prosistas, ni trovadores, usted no es de aquí­ y notársele en la frente, vaya con los suyos, y dejar de disimular que es mujer fatal, porque no negaré que es usted muy bella, pero aquí­ se comen los buitres vivos y a usted la carne le ha valido como al poeta la sangre que le recorre las venas.

Categories: Producción Original Tags:

  1. Sin trackbacks aún.