Inicio > Opinión > La cajita esa

La cajita esa

Martes, 27 de enero de 2009 Dejar un comentario Ir a comentarios

Aaron Escobar - www.flickr.com/aaronescobar

Habiendo discutido el tema hasta el cansancio, aún existiendo argumentos de peso que la sitúan en la posición más alejada conocida de cualquier aspecto cultural y educativo; incluso siendo la precursora del “prefiero pedir perdón antes que permiso”… después de todo, aún circula en la mente de unos pocos que la televisión fue concebida para otra cosa mejor que la que hay, que es un medio/aparato/mecanismo utilizado malamente, que su función no sólo debiera ser la “burda, pasajera y poco productiva” entretención.

Nota al margen: No va a salir una niña con el pelo mojado de tu tevé si haces click en continuar leyendo.

Hoy en la mañana rondaba esos lugares de discusión de noticias. Un show televisivo habí­a sido cancelado por bajos niveles de audiencia. Nada extraño. Luego de una escueta reseña de los motivos y consecuencias, se invitaba al lector a comentar.

Nada extraño nuevamente, hasta que leí­ a la rápida el comentario de Fulano de Nosedonde. Criticaba la televisión con la más obsesiva de las pasiones, con rabia, como si la cajita esa hubiese arruinado su vida, causado la muerte de su abuelo o incendiado su casa. Tal era su pasión por el tema, que se dió el trabajo de mencionar todos los programas que a él (o ella) le parecí­a que estaban ensuciando la noble labor del resto de la parrilla nacional.

Compartí­ su opinión con los que conocí­a de la lista, y eché al mismo saco a los que no, asumiendo que el criterio habí­a sido el mismo para todos, pero cuando estaba a punto de entregarle a ese comentario mi más profundo apoyo, me alcancé a dar cuenta que no estábamos hablando de polí­ticas sociales ni desempleo, mucho menos de la pobre legislación existente a la hora de donar órganos… Era la bendita tevé, nada mas que la tevé.

Ahí­ me acordé de House, las primeras tres temporadas de Lost, Sábado Gigante (los chascarros -o bloopers- antiguos principalmente), Diego y Glot (que nunca tuvieron la promo que merecí­an), 31 minutos, y suma y sigue.

Ahí­ fue cuando le agarré bronca a Fulano de Nosedonde, porque debe ser de esos que se devora diarios sensacionalistas sólo para corroborar que tanta porquerí­a le sigue dando asco… y peor aún, no se da cuenta que un mal programa de tevé, dio paso a su crí­tica resentida, y esta a su vez, a esta publicación en cafeliterario.cl. ¡El tipo ayudó a reciclar y ni se dio cuenta!.

Fulano: El vaso medio lleno debes ver. Entretenerte o apagarla debes.

Categories: Opinión Tags:

  1. Sin trackbacks aún.